El Papa aprueba oficialmente el cambio en la Oración del Padre Nuestro

El Papa Francisco confirmó oficialmente un cambio en la oración del Señor Jesucristo , que se encuentra en Mateo 6:13, modificó las palabras "no nos metas en tentación" a "no caer en la tentación."

El Papa Francisco confirmó oficialmente un cambio en la oración del Señor Jesucristo , que se encuentra en Mateo 6:13, modificó las palabras “no nos metas en tentación” a “no caer en la tentación.”

Conforme al informe compartido por el sitio uCatholic, el Vaticano promovió el cambio a principios de año, mientras se realizaba la Asamblea General de la Conferencia Episcopal de Italia.

El Papa asegura que la nueva versión bíblica es mejor porque la primera traducción significa que Dios lleve a la gente a la tentación, una acción contra natural como un Dios bueno y santo.

“Un padre no lo hace, un padre le ayuda a levantarse inmediatamente. Es Satanás quien nos lleva a la tentación, ese es su departamento”, dijo Francisco.

Por muchos años, los cristianos lucharon con el significado real detrás de “no nos dejes”. Luego de más de 16 años de estudio, varios investigadores bíblicos declaran que una mejor traducción de la escritura sería: “No nos abandones cuando somos tentados”.

El reconocido teólogo Charles Spurgeon dijó durante un sermón que la palabra “tentación” en Mateo 6:13, contiene dos significados: tanto la tentación del pecado como las pruebas y las tribulaciones.

– Ad –

Spurgeon aseguraba que Dios no nos hace tentar, él argumenta verdadero es que Dios nos envía pruebas y situaciones en que la tentación siempre esta presente.

La Iglesia Católica utiliza la Vulgata – la traducción al latín de la Biblia – para poder encontrar la mejor frase. Pero Spurgeon argumentó en su sermón que él cree que la versión original griega, que dice “no nos dejes”, es la mejor.

El Dr. Corne Bekker está de acuerdo con el análisis de Spurgeon. Él relato en una entrevista a CBN News que cree que la gran pregunta es: “¿Cuál es el propósito de la tentación?”

“Dios permite que seamos tentados, y pienso que dos cosas pasan: nos conocemos un poco mejor y aprendemos que no tenemos ningún recurso contra el pecado. Pero lo más importante es que conocemos a Dios mismo. Debemos que recordar la próxima frase en la oración del Padre Nuestro – ‘pero líbranos del mal’. Él es capaz de hacer eso “, señaló Bekker.

Comments

comments

Compartir